Un verano de autónomo

Cada verano llega la misma pregunta: ¿los autónomos se van de vacaciones? Y yo, que soy autónomo creo que si el resto de los autónomos hacen lo mismo que yo, la respuesta no es ni sí, ni no. Agosto, es el mes elegido por la mayor parte de los autónomos para cerrar y por eso, aunque este año está siendo atípicamente movidito, procuro pasar más tiempo con la familia, “de vacaciones”, que no desconectado. Normalmente 10 días en mis queridas Islas Canarias. Este año ha tocado Fuerteventura, y el resto del mes en mi tierra, Andalucía, entre Torremolinos y la provincia de Cádiz.

Madrugo, por costumbre, por responsabilidad (leo los periódicos a primera hora) y por necesidad (tener hijas pequeñas es lo que exige). Mis mañanas se pasan entre el análisis de la actualidad, resolver asuntos pendientes, llamadas de teléfono, la mayoría por trabajo, y el deporte. Procuro correr cada día una hora o al menos acudir al gimnasio. Una mente despejada reacciona mejor con un cuerpo preparado para lo que viene. Y lo que viene suena intenso, que parece que hasta Navidad vamos a tener que pelear para que la incertidumbre no se lleve por delante el trabajo de tantos años y tanta gente. Por eso un autónomo, este autónomo, no desconecta del todo.

Las tardes, salvo urgencias, son para mis niñas. Las noches, para soñar con mi mujer, salir con los amigos y debatir con compañeros de fatigas aquello en lo que podemos seguir ayudando a los autónomos.

 Publicado en ABC, el domingo 20 de agosto de 2106.

#PremiosATA2016

Si hay una noticia que me gusta dar es la del fallo del jurado que elije quiénes son los premiados por ATA como Autónomo del Año. Siempre se dice que la labor de un autónomo es casi de Súperheroe… y aunque aun no nos han dado la habilidad de volar ni de mover cosas con la mente (dadnos tiempo y lo inventaremos) no somos más que personas que luchan día a día por lo que quieren.

A quien nos hace más sencilla esa labor hay que reconocérsela. A quien nos entiende, nos abandera, nos defiende o nos representa con su ejemplo. A quien cuenta nuestras penas y nuestros éxitos… a todos ellos gracias, y enhorabuena.

El fallo de los premios que entregaremos de nuevo en Madrid es el siguiente:

PREMIO AUTÓNOMO DEL AÑO 2016

Se ha reconocido al CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE GESTORES ADMINISTRATIVOS DE ESPAÑA. 6.000 profesionales: abogados, economistas, licenciados en empresariales y además gestores administrativos, que día a día simplifican las relaciones de los autónomos con las Administraciones Públicas. Estos profesionales son intermediarios altamente cualificados y con un perfil multisectorial que ofrecen un servicio integral a los autónomos. El Consejo se ha colocado a la cabeza de la innovación tecnológica y en la detección de eliminación de trabas administrativas.

PREMIO A LA MEJOR INICIATIVA INSTITUCIONAL

Ha recaído en la BANKIA, que se ha marcado como uno de sus principales objetivos convertirse en referencia para los autónomos españoles, un colectivo que consideran estratégico. Para conseguir esta meta, la entidad ofrece una oferta diferencial tanto en los productos como en los servicios que son más útiles y necesarios para los autónomos. En este sentido, Bankia exime a los autónomos del cobro de comisiones por realizar las operaciones más habituales con sólo domiciliar sus seguros sociales o sus impuestos en la entidad. También se vuelca en la concesión de financiación para el colectivo de autónomos, para lo que tiene disponibles más de 2.000 millones de euros en financiación preconcedida para 140.000 autónomos, un colectivo que irá creciendo en los próximos meses, y ofrece financiación garantizada a través del TPV.

PREMIO AL FOMENTO DEL ASOCIACIONISMO

En el mes de mayo del año 1978, a iniciativa de ADEPESCA, que celebraba su 75 aniversario, se constituyó FEDEPESCA (Federación Nacional de Asociaciones Provinciales de Empresarios Detallistas de Pescados). FEDEPESCA es por méritos propios y por una labor coherente una de las organizaciones con mayor representatividad de nuestro país. Su objetivo primordial es la defensa de los intereses del sector y la mejora de sus condiciones, así como el fomento de la adaptación a las nuevas obligaciones legislativas y la orientación de nuestras empresas hacia la excelencia empresarial, con el objetivo prioritario de ayudarlas a conseguir los niveles de seguridad alimentaria, calidad, servicio, desempeño medioambiental y sostenibilidad que el mercado y los consumidores demandan y que el propio sector se exige.

PREMIO A LA LABOR PERIODÍSTICA

Normalmente este premio también recae en una sola persona o entidad, pero este año hemos querido premiar dos labores muy importantes. La primera, la de EUROPA PRESS, la agencia privada de noticias líder en España con más de 50 años informando con profesionalidad e independencia y con una especial deferencia hacia los autónomos y las pequeñas iniciativas empresariales y de emprendedores, conscientes de que son el motor del empleo y de la economía. Con una plantilla de de 400 profesionales su labor mantiene informados a los autónomos de aquello que más les interesa y es su plataforma de comunicación cuando hay cambios, alcanzan metas o necesitan un altavoz.

A la vez, no podemos olvidar, puesto que es nuestra sede central y allí donde nacimos, que este año, en Córdoba, se celebra el LXXV Aniversario del Diario CÓRDOBA. Un medio que nos abrió sus puertas hace 21 años y recogió desde el primer momento nuestras inquietudes.

PREMIO A LA TRAYECTORIA PROFESIONAL

ATA ha defendido siempre que la innovación es un concepto muy amplio y que nunca ha estado reñida con los sectores tradicionales en España sino que muy al contrario es donde más se produce. Sólo hay que ver sectores como el gastronómico, el agroalimentario y el textil para entender la proyección internacional y el componente innovador que tienen autónomos y emprendedores en nuestros sectores tradicionales y artesanales. O como el sector, que hoy destacamos en la persona de ANTONIA CAMACHO, taxista de profesión, la primera, sí primera, en femenino, en tomar el volante y recorrer las calles de su tierra, Almería, durante tres décadas. Empezó ayudando al que por entonces era su marido, también taxista, en 1987 como autónoma colaboradora. En 1988 consiguió su propia licencia y desde 1989 ha prestado sus servicios ininterrumpidamente en Almería. Este año, en su 65 cumpleaños es nuestro Premio a la trayectoria profesional.

Foto familia Premiados ATA 2015. Autónomo del Año

Foto familia Premiados ATA 2015. Autónomo del Año

 

ATA, con los profesionales sanitarios

El Consejo de Farmacéuticos se ha convertido en un referente en el fomento del sentimiento de unidad, de identidad común de la profesión y de concienciación del valor y la necesidad de una defensa conjunta del sector ante los poderes públicos. ATA, que sigue estos mismos valores y estos mismos principios, ya premió la enorme responsabilidad del Consejo con uno de sus premiso Autónomo del Año, incluso antes de que se fraguara la unión y el compromiso que este mes hemos rubricado.

Durante todos esos años el Consejo ha venido colaborando de forma estrecha y leal con la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos en propuestas, diseño y desarrollo de políticas para favorecer la sostenibilidad del modelo asistencial de farmacia y mejorar la calidad de la prestación farmacéutica. Ha sido en estos años de crisis junto a ATA, un pilar básico para la defensa de un modelo de farmacia basado en la cercanía, la capilaridad y la calidad en la atención sanitaria y cuyo buen funcionamiento ha garantizado en los peores momentos de la crisis y pese a la morosidad, el acceso de los pacientes a su medicación en todo el territorio español y especialmente en las zonas rurales.

España cuenta con más de 20.000 farmacéuticos autónomos de los que dependen otros 20.000 puestos de trabajo, entre ellos, otros muchos autónomos que colaboran estrechamente con los farmacéuticos para llevar la salud a cada rincón de España. Son probablemente el sector que más autónomos concentra dentro de los afiliados al régimen de autónomos como profesionales sanitarios.

Gracias a la colaboración de la Farmacia, en muchas regiones de España se han implantado con normalidad y la rapidez que precisaba algo que ahora nos parece evidente pero que no lo era hace poco años: el fomento de los genéricos y las políticas de prescripción por principio activo, así como en la implantación y extensión de la receta electrónica. Además, el Consejo ha venido desarrollado en los últimos años una intensa labor de formación, sensibilización y prevención, participando de forma activa con sus campañas sanitarias en la promoción de hábitos de vida saludable en la sociedad.

Sin embargo, siendo dinamizador de la economía e innovando cada día para ofrecer un mejor servicio a sus pacientes, no le ha librado de ser uno de los colectivos que más sufren diariamente la Morosidad Pública. Hay cosas con las que no se puede jugar, y con la salud de los ciudadanos nunca debemos hacerlo. Las farmacias tienen un sentido de la responsabilidad con sus conciudadanos que les lleva a seguir dispensando hasta caer casi en la bancarrota. Esperamos con este convenio que firmamos hace un año y que ahora ampliamos, poder elevar sus problemas a la Administración.

Por su labor en la defensa del modelo de Farmacia, por la puesta en valor del rol del profesional farmacéutico y de tantos autónomos, y por la responsabilidad inculcada al sector sobre su papel social y de interés público, era lógico que fuera un representante del Consejo Oficial de Farmacéuticos quien de representara en ATA a todos esos profesionales dedicados al sector sanitario y encabezara nuestra sectorial.

 

 

Gato por liebre

Muchos sabemos que hay gato encerrado en la propuesta de adecuar cotizaciones a ingresos reales y, por tanto, muchos sabemos también que vender la medida a millones de autónomos, haciéndoles pensar que les va a suponer una rebaja en las cotizaciones, es darles gato por liebre. La propuesta, que encuentra reflejo en la mayoría de los programas de aquellos partidos que en estos momentos buscan conformar Gobierno, y que de forma recurrente se convierte en «trending topic» en las redes sociales, no es nueva. Ha sido debatida en múltiples ocasiones en la Comisión del Pacto de Toledo, hace dos legislaturas y bajo un gobierno socialista que hoy la rescata como propuesta, y entonces su estudio concluyó en un «mejor no tocar». Pese a ello en el imaginario social, reforzado por los mensajes de algunos partidos políticos y de «pseudo expertos» online, la medida se presenta como «la solución» a los elevados costes que asumen los autónomos. Empecemos por tanto a destripar el gato, para mostrar lo que realmente esconde, pues si decidiésemos comérnoslo, al menos hagámoslo con conocimiento del hecho.

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es deficitario. En 2014 se recaudaron 10.820 millones en este régimen y se abonaron pensiones contributivas por importe de 15.955 millones. No sería de justicia no tener en cuenta el hecho de que el historial deficitario del RETA empieza con la incorporación del SETA (Régimen Especial Agrario), que acarreaba historias de baja cotización y ha desequilibrado de forma importante el balance del RETA, y necesitará de algunos años para compensarlas. De las altas de pensiones con complementos a mínimos registradas en septiembre de 2015, el 27,5% correspondían al RETA. Y ello tiene mucho que ver con que, según los datos de Seguridad Social de diciembre de 2015, del 1.959.613 de autónomos personas físicas (no societarias), el 86,13%, cotizaba por la base mínima y sólo el 0,01% en la máxima. También con que la base media de cotización en el RETA en 2014 sea un 40% a la del Régimen General (1.038,61 euros frente a 1.725,68), y por tanto la cuantía de las pensiones sea un 40% de media inferior a la de los asalariados. No podemos obviar que los costes de Seguridad Social no pueden, ni deben, ser una amenaza a la sostenibilidad del negocio de los autónomos, y eso es algo que pasa, y mucho.

Todos, especialmente políticos y legisladores, deben entender que la idiosincrasia de un autónomo no tiene que ver con la de un asalariado. Sus ingresos son inciertos y variables en el tiempo y, por tanto, tiene poco sentido que sus obligaciones con la Seguridad Social sí lo sean. Lo más lógico es mantener la voluntariedad en la elección de la base de cotización y progresar aún más en la periodicidad del cambio de base (actualmente dos veces por año) y en su agilidad administrativa, para permitir al autónomo adaptar sus cotizaciones a sus ingresos variables. Pero lo que se está planteando es otra cosa, es la eliminación de esa voluntariedad y la capacidad del autónomo de elegir y adaptar su cobertura a los ingresos variables que durante el año le genera su actividad.

En un sistema en el que la cuota sea progresiva a los ingresos, es el Estado el que fijará las cotizaciones, sin tener una variable sólida sobre la que determinar los ingresos reales de los autónomos, que sólo ellos conocen. Así, la primera gran incógnita es cómo se determinan esos ingresos y su periodo de referencia. Si fuesen los del ejercicio anterior, el autónomo se vería obligado a pagar unas cotizaciones sobre unos ingresos que no tienen por qué darse de la misma forma en el ejercicio siguiente. La segunda gran incógnita es si se trataría de rendimientos íntegros o rendimientos netos (ingresos menos gastos y descontadas ya las cotizaciones a la Seguridad Social).

Y la tercera gran incógnita es cómo se establecerían los ingresos de los autónomos en módulos, que por definición vienen fijados en base a criterios objetivos, o los de los familiares colaboradores, que recordemos es un colectivo que entre ambos suman cerca de 700.000 autónomos (496.000 en estimación objetiva y 189.000 colaboradores familiares), tampoco queda muy claro que ingresos se les pueden computar al 1.206.000 de autónomos societarios, ¿los de la sociedad? Es decir, que por ahora la medida podría sólo aplicarse al 1.590.000 autónomos en estimación directa. Dentro de los mismos, en torno al 32% tendría unos rendimientos netos reducidos anuales por debajo de la base mínima anual del RETA, 10.717,2 euros y el 68% estaría por encima. Es decir, que estaríamos hablando de un 32% que sobrecotiza y un 68% que infracotiza con el sistema actual.

Pero pocos «gurús» políticos han tenido en cuenta que de los que sobrecotizan, al menos el 15% no tiene obligación de hacerlo y no lo hacen, al estar por debajo del SMI. Y es que existe una sentencia del Supremo de 29 de octubre de 1997, conforme a la cual, si la retribución obtenida no alcanzara dicha cuantía del SMI, no cabe considerar la actividad como habitual y, por lo tanto, no sería precisa el alta en el RETA.

Todo ello, nos lleva a concluir que la adecuación de las cotizaciones a los ingresos sólo beneficiaría a un 15% de los autónomos que sobrecotizan y perjudicaría al menos al 80% de los autónomos que infracotizan en relación a sus ingresos. Que los que perciben menos paguen menos y los que reciben más paguen más, es lo más justo, pero hay que decírselo, porque ahora la mayoría de los autónomos creen que se les van a rebajar las cotizaciones, cuando seguramente se encuentren con que pagarían entre unos 60 y 70 euros más al mes de lo que pagan actualmente. La otra verdad velada es que se propone una cuota de 45 euros para los autónomos que estén por debajo del SMI, cuando ahora muchos de ellos pagan cero eruos, pues no tienen obligación de cotizar al no desarrollar una actividad por cuenta propia habitualmente.

Las implicaciones reales de una cuota en función de los ingresos es una subida del importe de la misma para la gran mayoría de los autónomos y no en una bajada como se busca vender. Pero lo que es aún más grave es que la bondad de la propuesta podría ir incluso a hacer pagar al que menos tiene, que es lo contrario de lo que la inspiró. Así que, sí, hay que afrontar la realidad y equilibrar el RETA para que sea sostenible y proteja en condiciones a los autónomos, pero antes de comernos el gato, al menos entremos en cocina y preparémoslo de modo que nos sepa a liebre y, sobre todo, que no se nos atragante.

PUBLICADO EN ABC EL 15 DE MARZO DE 2016

No pinta bien

No pinta bien. Y lo digo ya, como lo dijimos en enero y como lo gritaremos a los cuatro vientos mientras se mantenga esta incertidumbre, este parón incomprensible.

El empleo lo crean las empresas y los autónomos,no los políticos. Ahora bien, a destruirlo, sí ayudan cuando siembran entornos de desconfianza.

Y en eso estamos.

Mañana se publican los datos de afiliación de autónomos en el mes de febrero, y como en como Enero, será otro “mes negro” para el empleo y la afiliación de autónomos. La incertidumbre política vuelve a pasar factura este mes y se nota en la calle.

No se contrata a la espera de lo que pase, no se invierte por si luego las normas cambian y se hace insostenible esa inversión, no se crea empleo, ni autoempleo, por si cambian tanto las reglas del juego que deja de ser viable una idea, un negocio, o un contrato. No sólo hay que legislar con coherencia, hay que proponer con cabeza. El 90% de las empresas son autónomos que a lo sumo tienen 5 trabajadores y con las ‘propuestas’ que estos días tenemos sobre la mesa se pretenden para ellos normas laborales como si fueran multinacionales.

Señores, debatan hoy, debatan lo que quieran. Pero pónganse de acuerdo y den a la manivela para que este país siga funcionando. Que ya hemos hecho suficientes esfuerzos. Es hora de que lo hagan ustedes. Sigan el ejemplo de sus conciudadanos.

 

 

 

Acceso a la financiación con las SGR y ATA

El acceso a la financiación es para los autónomos una pequeña pesadilla que les impide continuar normalmente con su día a día. Por eso desde ATA nos empeñamos una y otra vez en que las entidades financieras deben abrir el grifo del crédito, del pequeño crédito.

Esta vez nos hemos puesto manos a la obra junto a las SGR firmado un convenio que ratificaremos en las Comunidades Autónomas.

En concreto, SGR-CESGAR velará por que las 20 sociedades de garantía que operan en la actualidad en España ofrezcan a los asociados de ATA asesoramiento y una atención financiera adecuada, a partir de dos productos novedosos.

firma cesgar ataEl primero de ellos se refiere a operaciones de préstamo o crédito de hasta 20.000 euros, a devolver en un plazo máximo de cinco años y que podrán solicitarse en persona, vía internet o a través de cualquier entidad bancaria.

Con el objetivo de rebajar trámites y agilizar procesos y tiempos, la documentación que se requerirá para que se estudie cada operación será, únicamente, DNI o NIF, última declaración de la Renta (IRPF) y la firma del expediente, mientras que para la aprobación se requerirán la declaración de bienes y la CIRBE (Central de Riesgos del Banco de España). En este caso, el plazo de resolución de los trámites será de tres días desde la presentación de la solicitud completa.

La segunda opción que aporta el convenio de ATA y SGR-CESGAR se refiere a préstamos o créditos de entre 20.000 y 50.000 euros, a devolver en plazos de entre 36 y 60 meses.

El modo de acceder a la petición de fondos y la documentación requerida serán similares a los del otro producto, mientras que, en este caso, cada uno de los expedientes deberá estar resuelto antes de cinco días tras completarse la solicitud.

Los socios de ATA que quieran saber las condiciones exactas del convenio deben ponerse en contacto con las SGR de su comunidad autónoma.

¿Qué nos espera en 2016?

2015 ha sido, en general, un buen año. Nuestra economía ha crecido a un ritmo superior al 3%, se ha creado empleo y el colectivo de trabajadores por cuenta propia no sólo ha crecido sino que ha visto mejorar su situación poco a poco.

Muchas medidas políticas y económicas han sido propuestas por ATA a las Administraciones, en todas las regiones, de todos los ámbitos y todos los colores y su aprobación ha ayudado a paliar un día a día de los autónomos que no era sencillo.

De cara a 2016 el principal objetivo es afianzar el crecimiento económico y del empleo, conseguir crear un empleo estable y de calidad en una economía muy estacionalizada, para lo que es necesario un gobierno estable que logre atraer inversión a nuestra economía.

¿Qué nos traerá 2016, qué nos espera? Tras las elecciones del 20D, en caso de no conseguirse un gobierno estable que continúe garantizando la recuperación el empleo y la recuperación económica o incluso en el caso de tener que ir a unas nuevas elecciones en primavera debilitaríamos nuestra propia economía. Creo sinceramente que sin estabilidad el crecimiento del PIB no llegaría al 2%, la tasa del paro no bajaría en 2016 del 20% y las expectativas de creación de empleo previstas se reducirían a la mitad. Cuestión de confianza externa e interna.

Es necesario fomentar la demanda interna y el consumo, sin olvidarnos de seguir impulsando nuestra capacidad exportadora. Y para ello se necesita una base sólida, un tejido empresarial afianzado y seguir apostando por el empleo que genera empleo: los autónomos.

Escuchar a los autónomos

Son muchas las medidas que aún quedan por tomar para que los autónomos sigan siendo la palanca en la creación de empleo en España que han demostrado ser durante la crisis.

Si recuperar los 20 millones de ocupados en 2020 debe ser la principal meta de cualquier Gobierno que salga elegido de las urnas, también deben tener claro que dicho objetivo será inalcanzable si al menos no surgen 500 mil autónomos más en los próximos 4 años.  Por tanto, habrá que redoblar los esfuerzos y escuchar a los que en su mano tienen la potencialidad real de conseguirlo.

Nadie puede obviar que apostar por “el empleo que genera empleo”, ha convertido al sector de autónomos en esta legislatura, en el sector intensivo de creación de puestos de trabajo en la fase de recuperación. En los últimos 4 años, mientras que el balance de afiliación del Régimen General ha sido de 137 mil empleos menos, bajo el paraguas del colectivo se han creado 240 mil (96.113 empleos por cuenta propia y los 142.504 asalariados más empleados por los autónomos).

Así que podemos afirmar dos cosas. Los autónomos son los claros y casi únicos protagonistas de la recuperación del mercado laboral y la segunda, es que han sido las medidas diseñadas por y para los autónomos las que más impacto han tenido en la creación de empleo.  Medidas, 35 en total, con algunas tan relevantes como el plan de pago a proveedores o la tarifa plana, que no han salido de las mesas de diálogo de los agentes sociales tradicionales, si no a propuesta, la mayoría de ellas, de los legítimos representantes de los autónomos. Algo que debería abrir los ojos a muchos sobre quienes crean o quienes destruyen empleo desde los despachos.

Por tanto, sólo pediremos que se nos siga escuchando, y en primera instancia que se apueste por lo que funciona y se amplíe la tarifa plana de seis meses a un año, que los autónomos coticen por lo que realmente trabajan, que se sigan rebajando impuestos, como el IVA en algunos sectores como la peluquería y que se luche de forma decidida y con todos los recursos posibles, contra las trabas innecesarias, la morosidad y la economía sumergida.

Ningún gobierno sea del color que sea, ni ningún agente social que busque el bien común de la sociedad española y la creación de empleo, puede permitirse el lujo, en nombre de los ciudadanos, de no escuchar a los autónomos.