Curso para autónomos y emprendedores. Y van 7

La formación es vital para los autónomos. Y no sólo para los que empiezan, para los que ya han consolidado su negocio también. Todo cambia tan rápido.

En los últimos meses se han producido novedades importantes para los intereses de los autónomos y emprendedores que influyen de manera muy relevante en sus actividades. Las negociaciones del mes de diciembre con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez culminaron con una serie de acuerdos que suponen un incremento razonable de la cotización a cambio de amplias mejoras en la protección social de este colectivo como el derecho de todos los trabajadores a cobrar por cese de actividad, cuyo periodo de cobertura se duplicará hasta 24 mensualidades.

Por eso, un año más y ya van siete, ponemos en marcha de nuevo junto a Gestores Administrativos de Madrid el #CursoATA en San Lorenzo de El Escorial y la Universidad Complutense de Madrid. El objetivo del curso es ofrecer las claves de la mejor formación y preparación de los autónomos porque es necesario difundir a todos aquellos que estén pensando en comenzar su periplo emprendedor que hace falta tener una buena formación que comienza en la universidad, un buen asesoramiento, un buen plan de negocio, unos buenos socios y el apoyo necesario de las instituciones y organizaciones públicas y privadas que se dedican a ello.

Hoy más que nunca es imprescindible orientar a jóvenes y no tan jóvenes sobre las necesidades que tiene que cubrir antes de lanzarse a un mundo competitivo y exigente donde va a poner a prueba sus conocimientos, su capacidad de esfuerzo, sus apoyos familiares y unos cuantos recursos económicos.

Por cierto, quedan pocas plazas (perdón por avisar tan tarde).

cartel.jpeg

Anuncios

EarlyWarningEU

El principal objetivo de Early Warning Europe es promover el emprendimiento y el crecimiento de la PYME en toda la Unión Europea. Uno de los elementos clave para ello es crear un marco con las condiciones adecuadas para que emprendedores y empresas de todos los sectores puedan afrontar los principales retos que se les presentan a lo largo de su trayectoria empresarial, entre los que muchas veces y desafortunadamente se encuentran la gestión de crisis, enfrentarse a la quiebra y conseguir una segunda oportunidad.

El Proyecto Early Warning Europe ofrece asesoramiento y soporte a las empresas y negocios en dificultades. Dichas intervenciones están enfocadas a ayudar a prevenir la quiebra y con ello sus peores consecuencias, como la pérdida de empleos, el riesgo económico que asumen los proveedores y el, sin lugar a duda, drama económico, social y personal que asumen los propietarios de las empresas y negocios que fracasan y sus familias.

Una intervención a tiempo incrementará las posibilidades de reorientar la empresa pudiendo derivar no solo en una situación de mayor estabilidad económica en la misma sino incluso en crecimiento sostenible. Más allá de este hecho, y de no poder evitarse, si la empresa o negocio en dificultades se cierra en un estadio inicial de la crisis, la intervención permitiría evitar la acumulación de deuda inasumible, al mismo tiempo que facilitaría una verdadera segunda oportunidad para el emprendedor.

ATA ofrece ese asesoramiento, gratuito y confidencial.

Si nos necesitáis, llamadnos: 900101816

Una nueva traba en pretérito imperfecto.

El 95% de las empresas de este país tiene menos de cinco trabajadores. Y muchas, empresas familiares, de servicios profesionales, que son bandera ejemplo de conciliación laboral, de digitalización, de movilidad… En España hay 439.660 autónomos persona física que emplean a 893.096 personas. Si añadimos a los autónomos societarios podemos hablar de casi 2 millones de personas empleadas por autónomos que trabajan codo con codo con sus ‘jefes’.  Total cuatro millones de personas que a partir de ahora han añadido al desempeño de su actividad una nueva traba. Un modo de controlar su tiempo que podría escribirse en pretérito.

Dejemos claro que estamos a favor de que se cumplan las jornadas laborales y los contratos, que se persiga el fraude en horas extras no declaradas. Pero esta nueva imposición del siglo pasado en la época del teletrabajo no es más que una traba añadida para el empleador que tendrá que perseguir a sus empleados para cumplir con la Ley y que tendrá al trabajador más pendiente de dónde está que de trabajar.

Desde luego no va a ser una medida efectiva para el objetivo que busca. Por muy sencilla que sea la implantación, que no lo es tanto, obligar a todos, pequeños empresarios y trabajadores, a asumir la irresponsabilidad de unos pocos es tan incoherente como pretender que porque alguien conduzca a 180 por las autopistas el resto de los conductores paguen entre todos sus multas.

Una regulación imperfecta nos hace retroceder más que apoyar y avanzar.

Consenso y ganas

Los autónomos volvemos a ser ese colectivo a los que todos prometen pero a los que pocos luego escuchan de verdad. Así, nos jugamos mucho este 28 de abril. En los últimos años hemos sido los protagonistas del empleo, nos hemos ganado un sitio en los debates y se nos ha reconocido nuestro verdadero valor: creamos un tercio del empleo en España.

Las medidas que se han aprobado apoyando nuestro impulso han resultado vitales para la recuperación de la economía tras unos años muy duros. Si algo funciona la lógica dice que se debe seguir esa senda. Éste es el momento en el que no nos podemos conformar. Ya hemos hecho lo más difícil. Si en los primeros cuatro años de crisis se perdieron 294.536 autónomos, desde que se empezaron a plantear medidas en favor del empleo autónomo y del que creamos los autónomos se han recuperado 230.011. Un empujón más y recuperaremos las cifras pre-crisis.

Clave del cambio es lo que repiten y lo que quieren ser los candidatos a diputados y senadores. Los autónomos somos la verdadera clave del cambio. ¿Qué más hay que hacer para que se den cuenta? Y sin embargo, los programas electorales olvidan en gran medida los verdaderos problemas a los que nos enfrentamos en nuestro día a día. Como una enorme losa luchamos contra enemigos silenciosos, pero muy visibles: economía sumergida, competencia desleal, morosidad que lastran la actividad de muchos de los autónomos que han mantenido sus negocios a flote contra viento y marea.

Tras el 28A exigimos recibir lo que nosotros hemos dado durante estos años. Es el momento de no dejarnos llevar por distracciones ni populismos. Es el momento de dar seguridad y certidumbre a los autónomos, de poner el acento en los acuerdos y legislar para que consolidemos nuestros negocios.

Se habla de adecuación de cuotas o de bajada de impuestos, pero no se concreta qué pasará con nuestras pensiones si se bajan las cotizaciones, ni si se tiene en cuenta a los autónomos societarios, a los colaboradores, ni se nos iguala en todos derechos a un asalariado olvidándonos en las ayudas o prestaciones sociales tras el cese de actividad o los subsidios a los que tienen derecho los mayores de 52 años. Cada vez que avanzamos en algo hay que lucharlo y defenderlo.

Las organizaciones de autónomos estamos preparadas para darles las claves de lo que serían buenas reformas. Necesitamos un plan de choque para el comercio, un verdadera ley de Segunda Oportunidad, fomentar el emprendimiento rural, combatir el mal uso de algunas figuras societarias como las cooperativas, reducir trabas y cargas administrativas, impulsar los medios de pago electrónicos como medio de verificación de gastos deducibles, una tarifa “cero” para aquellos autónomos que realizan trabajos esporádicos cuyos ingresos no superen la mitad del SMI o tarifa reducidas de 30 € para los estudiantes menores de 25 años que se den de alta o para las mujeres que emprendan en la ámbito rural …

Sólo hay que estar dispuesto a sentarse con nosotros en una mesa, escuchar, añadir nuestras propuestas a los calendarios de gobierno. Empezando claro, por no generar ni falsas expectativas sacadas de programas electorales que no se van a cumplir ni alarmas innecesarias. Los cambios normativos inciertos paralizan el emprendimiento ya que trabajador por cuenta propia necesita certidumbre y seguridad a la hora de iniciar su actividad.

Cuando las propuestas que nosotros hacemos, estudiadas y consensuadas, se han materializado, insisto, como en Andalucía estos meses, se ven los resultados y ya podemos hablar de que el 70% del impulso emprendedor español es impulso andaluz.

Los autónomos son sinónimo de esfuerzo, de adaptabilidad y de innovación. Qué menos que esperar que quien debe gobernar este país tenga esa misma aspiración. Y que sepa que en el centro de ese cambio soñado es imprescindible nuestra forma de comprender el trabajo.

Los autónomos ya hemos tomado nuestro papel. Los políticos, tras el 28A, deberían unirse a nuestro impulso, con consenso, y no ser un lastre.

 

*Artículo publicado hoy en todas las cabeceras de Vocento.

 

Es un nuevo hachazo para los autónomos que generan empleo

Pretender cambiar las normas laborales por Decreto en “minutos del descuento” convocadas ya unas elecciones pone en riesgo la calidad democrática de las instituciones, secuestra el diálogo social y coarta a las Cortes Generales la capacidad de enmendar las iniciativas legislativas.

Esto que pretenden hacer es un nuevo hachazo para los autónomos que generan empleo. Destruyen toda flexibilidad interna y nos vuelven a colocar en los mismos convenios que las grandes empresas. Es una locura y será tan grave para el empleo, como lo va a ser la subida desproporcionada del SMI.

Un ejemplo sencillo: el control de jornada,  en el ámbito de autónomos que ni ellos ni sus trabajadores, a veces no tienen centro de trabajo es una locura.

Otro, al primar el convenio sectorial sobre el de empresa se dañaría a muchos autónomos. Ahora se permite a muchos autónomos poder descolgarse de ese convenio a veces para salvar los empleos y la actividad. Esto, desde 2013, ha acabado con la sangría de autónomos empleadores.

Creamos el 20% del empleo en España. ¿En serio no van a escucharnos?

De acuerdo

Parece que estamos de acuerdo.

De acuerdo en que hay que ganar protección social para el autónomo. Queremos los mismos derechos.

Y en que hay que luchar, trabajar y optar por adecuar lo más posible nuestras cotizaciones a nuestros beneficios netos.

Y parece que al fin podemos contar los detalles del acuerdo. Aunque quiero dejar claro una idea desde ya: sí sube la cuota, sí sube lo mismo que otros años, sí por fin tenemos más derechos. Es decir, no se sube la base de cotización y la cuota sin más. No es una subida para recaudar. Es una subida que nos da derecho a paro, por ejemplo.

Pero sube. Y eso es complicado de explicar a aquellos que lo están pasando mal. Esperemos que los derechos que a partir del 1 de enero entrarían en vigor y por los que tanto nos hemos empeñado en las negociaciones entre las organizaciones de autónomos y el Gobierno compensen esta subida. Subida, por cierto, en la línea de los últimos años, pero subida al fin y al cabo.

Estos son los principales términos del acuerdo:

La base de cotización de los autónomos se incrementa en un 1,25% a partir del 1 de enero de 2019 y el tipo de cotización pasa a ser del 30%.

Así la cuota sube para los autónomos persona física 5,36€/mes (64€/año) y para los autónomos societarios la subida es de 6,89 €/mes (82€/año).

Este acuerdo implica:

  • Derecho a paro: se mejora su acceso, flexibilizan las condiciones y amplía la duración de la prestación.
  • Los autónomos tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja.
  • Todos los autónomos tendrán derecho a acceder a la formación continua y reciclaje profesional.
  • Los autónomos no pagarán la cuota de Seguridad Social a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta.
  • Las autónomas, dentro de los 24 meses posteriores a la prestación de baja por maternidad, podrán obtener una tarifa plana de 60€ durante 12 meses sin necesidad de cesar previamente en su actividad.
  • Se mantienen tras los 12 primeros meses (*) las bonificaciones posteriores actuales de la tarifa plana. Los beneficiarios de la tarifa plana tendrán acceso a los mismos derechos y prestaciones.

Una imagen vale más que mil palabras. Si tenéis dudas estamos a vuestra disposición: 900101816.

cuotas 2019

Pensar antes de firmar

¿¿Que supone la subida del SMI??
La base mínima por la que cotiza el 85% de autónomos aumentará también a 12.600€/año (SMIx14pagas). Esto supone que en lugar de cotizar por 932,79€/mes se cotice por 1.050€/mes y una cuota de cotización de 312,9€/mes en lugar de 277,9€/mes. Acarreará la subida del 12,5% de la base mínima del RETA por la que cotizan más de 1.700.000 autónomos. Resumiendo: 420€ más al año para ellos.

Y en cuanto a los de adecuar la cotización de los autónomos a los ingresos reales…En el acuerdo que hoy se ha anunciado no se fija la fecha concreta. Anima a ”reformar, dentro de 2019”. Lo que sí fija es la fecha concreta de la subida del SMI a 1 de enero.

De medidas de mejora de protección social para los autónomos como:
-Mejora de prestación cese de actividad.
-Evitar cotizaciones a autónomos con bajas prolongadas.
-Mejorar el acceso de autónomos a la formación…
-etc
Nada de nada

Ahora lo siguiente es que salga alguien públicamente diciendo como hace un mes se afirmó rotundo…“Vamos a bajar los impuestos a los autónomos”. Hay que pensar antes de firmar un acuerdo tan pobre y vacío de contenido…

De momento, a pagar más.

Noticias que no deben pasar desapercibidas

Hoy celebramos que se ha firmado el acuerdo de interés profesional de los autónomos que trabajan para Bimbo y Donuts. Es una de esas noticias que se dan al principio, cuando empieza el conflicto, pero luego nunca se sabe cómo acaban. Pues esta acaba tras muchos meses de intenso trabajo con un buen acuerdo de interés profesional en el que ATA ha defendido los derechos de los autónomos.

ATA representa a más de 600 autónomos económicamente dependientes (TRADE)  que trabajan para Bimbo y Bakery Donuts Iberia de Cataluña, Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Baleares y Murcia que conforman ASRA, ATAPAN y ATAD.

Las representaciones sindicales y profesionales de Bimbo y Bakery Donuts Iberia acordaron los pasados 25 y 26 de abril de 2017 la creación de la comisión negociadora para las nuevas condiciones de los transportistas autónomos en la organización resultante de la fusión de Bimbo y Donuts.

Este acuerdo regula las relaciones de los transportistas autónomos con las compañías Bimbo y Bakery Donuts Iberia, salvo los transportistas de Canarias y Portugal, y ha sido ratificado por los órganos de representación de todas las organizaciones firmantes (UGT, CCOO, Atapan, Atad y Asra) con fecha 12 de abril de este año.

El acuerdo firmado ratifica el preacuerdo al que se llegó el 14 de marzo. La entrada en vigor de acuerdo definitivo es retroactiva al 1 de febrero de 2018 y por lo tanto estará en vigor hasta el 31 de enero de 2020, según el propio documento de ratificación del acuerdo.

En el acuerdo se especifica que se respetará la situación jurídica actual de los autónomos transportistas en cuanto a su condición de TRADE o no, siendo de aplicación este AIP a todos los transportistas autónomos. Además los transportistas conservarán en el nuevo contrato la antigüedad que les corresponda y que habían adquirido con la empresa de procedencia.

Es el fin de una larga negociación de la que no podemos más que estar satisfechos. Aunque desde la Federación seguiremos atentos para no dejar de defender los intereses de los autónomos que antes trabajaban para Panrico y que ahora lo hacen para la nueva Bakery Donuts Iberia y Bimbo. Juntos y más convencidos que nunca de hacerlo como una sola entidad hemos luchado por sus derechos y por su trabajo ante la integración de Bakery Donuts Iberia en Bimbo y así seguiremos.

Autónomas, jefas

Hablemos de igualdad. De creernos que podemos, de creernos que sabemos, de creernos que trabajamos para ello. En el colectivo de los autónomos no hay problemas de hombres y mujeres, no hay diferencias en lo que uno ‘puede o no puede hacer’, no se ponen más trabas ni más dificultades a nadie por ser quien es. Todos somos iguales a la hora de ser nuestro propio jefe. Y las jefas, ellas, saben muy bien lo que les ha costado llegar ahí y por qué lo han hecho, por qué han elegido esa opción de la lucha diaria por sacar adelante su negocio.
Estos días que hablamos de cifras de emprendimiento femenino, hemos recalcado una y otra vez el empuje de la mujer emprendedora. Ya se han recuperado las cifras de autónomas precrisis y son ellas las que tiran del autoempleo. Y las que más emplean. Un 24% de las autónomas tienen empleados a su cargo frente al 20% de los autónomos. Son concienzudas, coherentes y constantes. No cabe duda de que las mujeres autónomas están siendo las protagonistas de la recuperación económica y la generación de empleo. Concretamente, hay 24.029 autónomas más que antes de la crisis, lo que supone un crecimiento del 2,2%. El año pasado esta diferencia era de 19.944 autónomas y en 2015 de un tercio de la cifra actual (7.579 autónomas más entre mayo de 2008 y diciembre de 2015). Y es que sólo en 2017 se han sumado al RETA 4.087 autónomas. Son 1.130.771 personas, trabajadoras por cuenta propia, jefas y mujeres.

Y nos preguntaban si es por necesidad que la mujer se da de alta en el autoempleo.

La respuesta es sí. Es la necesidad de trabajar. Pero cuando te das de alta no hay una casilla que ponga me doy de alta porque nadie me contrata por si me quedo embarazada. Cuando decides crear tu propio negocio son muy distintas las razones lo que te llevan a ello. Lo que sí sabemos es que las mujeres que se autoemplean se dan cuenta de que así es realmente como quieren trabajar. Quieren organizar su tiempo, quieren desarrollar sus proyectos, quieren poner su esfuerzo, ingenio y formación al servicio de un único fin, ellas. Las mujeres que son autónomas y que consiguen levantar su negocio no sufren la brecha salarial, ni la hacen sufrir. Los autónomos en general y por supuesto las autónomas en particular pagan los salarios a sus trabajadores que corresponden sin tener en cuenta si son hombres o mujeres porque saben lo que cuesta llegar, porque conviven con sus trabajadores, porque confían en ellos y dejan en sus manos a un niño más, su negocio.

Para que esto sea así se ha luchado mucho. Se han hecho muchas mejoras con la Ley de Autónomos. Se ha establecido una tarifa plana de 50 euros de cuota para las madres que reemprendan antes dos años desde que cesó su negocio por maternidad, adopción, acogimiento, etcétera. Es una excepción para que no tengan que esperar a cumplir dos años desde que fueron autónomas por última vez para poderse acoger a la tarifa plana como el resto. Y además se han aprobado medidas para la conciliación, aunque recordemos, la conciliación es cosa de dos y por eso estas medidas son para todo el colectivo: exención de pagar cuota durante el periodo de baja por maternidad/paternidad, adopción, acogimiento, etcétera, y del 100% de la cuota de autónomos durante un año para el cuidado de menores o dependientes.

Pero queda tanto por hacer… La igualdad debe ser, como el emprendimiento, parte de la educación de nuestros niños y de la cultura de toda una sociedad.

Y lo primero es hacerles creer. Convencerles de que pueden, de que saben, de que tienen la enorme capacidad de ser jefas. De que hay que ponérselo fácil y vamos a trabajar para que así lo sientan. De que cuando se dan de alta como autónomas, eso es su profesión, que no son un complemento a los ingresos familiares, que es un primer paso. Un primer paso tras el que vendrán grandes decisiones que sólo ellas deberán tomar. Porque son las jefas de su negocio y de su vida.

32 medidas para seguir avanzando

El 2017 ha sido un año importante para los autónomos. No sé cuántas veces lo he dicho ya pero no me cansaré de defender el trabajo bien hecho. Se aprobó por unanimidad en el Parlamento la Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo. Veinte medidas que apuestan por reforzar lo que funciona, como la tarifa plana, aumentan la protección social de los autónomos y les otorga nuevos derechos, corrigen errores del pasado, eliminan trabas y dotan de mayor seguridad jurídica las deducciones, y por último, reconocen la labor de las organizaciones que representamos los intereses del colectivo y su utilidad pública.

Son grandes avances pero es evidente que nos queda mucho por hacer. Este año 2018 debe ser el año de las reformas estructurales tanto en el RETA como en la fiscalidad del autónomo. Reformas que no sólo deben seguir resolviendo los problemas a los que se enfrenta en autónomo de hoy sino que deben ser diseñadas para responder a los retos del autónomo del mañana y el futuro del trabajo.

Hemos preparado 32 propuestas, 32 medidas para seguir avanzando hacia la plena equiparación de trabajadores por cuenta propia y ajena.  Os dejo unos pequeños vídeos resúmenes a continuación. Iré desgranando uno a uno en otros artículos.

Me marcho a seguir con las Jornadas sobre las novedades para #autónomos. Mañana toca Vitoria…