XIII edición de los Premios ATA Autónomo del Año.

Decimotercera edición es una cifra que nos llena de orgullo porque denota que estos premios van ganando en solera y prestigio. Por aquí han pasado desde restauradores como Lucio hasta autónomos como Alejandro Fernández de Bodegas Pesquera, pasando por el programa Emprendedores 2020 de Fernando Jáuregui o ideas como la que impulsó de manera pionera del Gobierno de Extremadura.  Creo que trece años ya es casi llegar a la adolescencia. Y eso es mucho en un mundo donde las iniciativas apenas alcanzan la pubertad. Nosotros aspiramos a que los Premios Autónomo del Año sigan madurando como un buen rioja sin perder la frescura de un buen Fino de mi tierra adoptiva.

FOTO FAMILIA PREMISO AUTONOMO 2014 webLa filosofía de estos premios es muy práctica. Está alejada de todo tipo de artificio o conveniencia. El jurado de ATA premia únicamente a todos aquellas iniciativas, ideas o personas que en un año hayan beneficiado a los autónomos españoles,  o aquellos cuyas acciones sean un ejemplo a seguir para que el verdadero tejido empresarial del país, el que crea riqueza y empleo en España, pueda seguir haciéndolo. Muchos son los que reman hacia atrás pero también hay muchos otros que empujan con esfuerzo en favor de los autónomos  y a esos hay que reconocerles su labor.

Por este motivo, me parece muy acertado que el jurado haya concedido el Premio Autónomo del Año al BBVA por su programa Yo Soy Empleo dirigido a autónomos. Creo que ha sido una idea feliz permitir a 1.000 nuevos emprendedores disponer de una ayuda de 1.500 a fondo perdido y sin “letra pequeña” para invertirlos en sus primeros gastos. Esos gastos que suelen ser los más difíciles. Me parece que ya sabéis que las ayudas se han agotado en poco más de dos meses y que ATA, encargada de gestionarla a través de su red de delegaciones de toda España, se ha visto desbordada por las solicitudes. Pienso que la iniciativa ha sido todo un éxito. Os aseguro que, si hubiera habido otras 1.000 ayudas más, hoy también las habríamos agotado. Son necesarias medidas como estas para dar impulso a los que comienzan un negocio. Y me parece que son muy necesarios en España muchos “locos” que se atrevan a  poner en marcha ideas y negocios. Por eso me parece justo que el BBVA sea este año Premio Autónomo del Año porque ha permitido a 1.000 nuevos aventureros a poner en marcha su sueño.

Pero no me olvido del resto de premiados ya que, como decía antes, el jurado mira mucho que su labor haya sido beneficiosa para los autónomos o que haya servido de ejemplo a seguir por los demás. Por eso quiero dar también mi enhorabuena a Juanma porque, programas como el suyo, animan, resuelven dudas, problemas y ponen al autónomo en el lugar que se merece. A CEPES por ser un verdadero ejemplo de asociacionismo en un sector que cada vez debe tener mayor protagonismo: la economía social. Un sector que cada vez se llena más de autónomos. Al Gobierno de Cantabria porque ha sabido ser sensible con nuestras necesidades, ha sabido entender  las demandas de los autónomos de la región, a fin de paliar los desequilibrios que sufrimos e impulsar el tejido que verdaderamente está elevando la economía y el empleo en esta región.

¿Y qué decir de Aureliano? Siempre hemos querido premiar las largas trayectorias profesionales independientemente de su éxito porque, en la vida de los autónomos, siempre hay periodos de luces y de sombras. Lo importante es no arrojar la toalla y seguir adelante. Pero en el caso de Aureliano, además, es un ejemplo de hacer cosas bien y de alcanzar el triunfo profesional y empresarial. Lo que empezó un día pequeño, hoy es un proyecto enorme.

No voy a terminar sin recordar a mi querido Pepe Barea.

Lorenzo Amor y José Barea (izqueirda)

Lorenzo Amor y José Barea (izquierda)

¿Qué decir de nuestro amigo Barea? Él presidió el comité de expertos de ATA. De su mente sabia salieron estudios y trabajos que nos ayudaron a comprender más y a emprender mejor. Nos ayudó siempre a presidir el jurado de estos Premios, a darles prestigio, y contamos siempre con su ayuda para todo lo que le pedíamos. Pero, por encima de todo ello, Pepe era un buen amigo de ATA. Entendía el trabajo autónomo y el papel que cumplía en la sociedad y en la economía. Su eterna sonrisa, su buen humor y su infatigable dedicación, aún en las ocasiones en que se sentía dolorido por su espalda, siempre nos sorprendían. Jamás dijo que no a algo que le solicitábamos. Y su recuerdo, su memoria siempre nos acompañarán. Sin él los autónomos y ATA habrían sido algo más pequeño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s