Una realidad palpable, pero prudencia…

La recuperación del empleo ya no es sólo un deseo sino que se ha convertido en una realidad. Los últimos datos de paro y afiliación reflejan que a día de hoy en España hay menos paro que hace un año (239.773 personas en paro menos), más autónomos (53.658 autónomos más que en marzo de 2013), más cotizantes a la Seguridad Social (115.013 cotizantes más) y más contrataciones indefinidas (15.413 contratos indefinidos más que hace un año).

Más de 500 contrataciones indefinidas al día, impulsadas por la tarifa plana, 83.984 nuevos puestos de trabajo, en el mejor mes de marzo desde 2007 en términos de afiliación y la evolución del desempleo se ha invertido de tal forma, que si en marzo de 2013 el paro aumentaba a un ritmo del 6%,  en 2014 el paro decrece a un ritmo cercano al 5%.

Sé que a muchos, estos datos les habrán pillado con el pie cambiado, pues no sólo demuestran nuestra capacidad de recuperación en términos de empleo, sino que evidencian que son los autónomos y los emprendedores los grandes protagonistas de la misma.  Y es que algunos agoreros nunca debieron perder la confianza en la capacidad de España, de sus ciudadanos, de sus pequeños empresarios y autónomos para generar empleo y tirar de nuestra economía hacia la salida de la crisis.

Es cierto que la huella del paro que ha dejado la crisis en España ha sido muy enorme y que sigue siendo dramático el número de personas en esta situación, pero los datos reflejan que la recuperación del empleo es ya una realidad y esperamos que en los próximos meses el ritmo de creación de empleo será constante.

Pese a ello, no se debe cesar en el empeño de consolidar y acelerar esta evolución positiva. Hay que seguir con políticas de estímulo y de apoyo, sobre todo para quienes han demostrado que en ellos está la clave de la recuperación del empleo. Si erramos ahora en el diagnóstico de la recuperación, no conseguiremos que ésta sea todos lo rápida que todos deseamos.

Anuncios